El buen comer es un placer del que nadie debería ser prohibido. Los productos delicatessen en La Cerdanya son un buen ejemplo de lo bien que nos sentimos cuando comemos de manera relajada productos de calidad.

La palabra "delicatessen" hace referencia a los establecimiento que venden productos exquisitos, alimentos de muy buena calidad y exclusivos. Son así, bien porque son difíciles de encontrar, o bien porque están hechos de la mejor manera.

En España son muchas las zonas donde se comercializan productos de “alta gama” y los productos delicatessen en La Cerdanya son un buen ejemplo de ello. Esto se debe al buen clima que existe en esta zona, por lo que, por una parte, existe una amplia variedad de productos de montaña basados en la cocina tradicional. Por otra parte, sus inmensos bosques son propicios para el desarrollo y crecimientos de productos como las setas, recogidas en otoño cuando el clima es más propicio para su aparición. Sin olvidar las huertas que coexisten alrededor de ríos y en las que crecen hortalizas como las patatas, la fruta dulce o los cítricos y se crían animales que proporcionan los mejores quesos, mantequillas y embutidos, unos de los productos estrella, ya que las vacas son de raza frisona.

Hay que tener claro que los productos delicatessen son difícilmente imitables y están hechos con ingredientes específicos al alcance de pocos. Por la exclusividad geográfica de esta zona, en La Cerdanya se disfruta de estas maravillas que son el manjar de platos como el conejo con setas o el trinxat de Cerdanya. Y no solo eso, sino que disponen de una gran selección de vinos, aceites y cavas.

Si lo tuyo es el buen comer, ya puedes comprar estos productos gastronómicos delicatessen para tomar en casa cuando te apetezca gracias a El Cantellatge, donde encontrarás un gran surtido de productos gourmet de la tierra.